Terapia Gestalt

La Terapia Gestalt es un enfoque psicoterapéutico humanista, creado por Fritz Perls, su esposa Laura Perls y Paul Goodman, que se centra en la experiencia presente del paciente y en la relación que se establece entre paciente y terapeuta.

Parte de la base que las personas realizamos de forma natural los mejores ajustes posibles en cualquier situación, dadas nuestras necesidades, limitaciones y contexto en un momento particular y de que tenemos una tendencia natural hacia el crecimiento y la realización personal.

De esta forma, el malestar o los síntomas psicológicos serían el resultado de ajustes, que en algún momento fueron necesarios para la protección o la supervivencia emocional y psicológica y que entonces resultaron creativos, pero que luego se volvieron rígidos, limitando nuestra experiencia y reduciendo la flexibilidad de nuestras respuestas.

Lo que se persigue en terapia es que el paciente pueda ser cada vez más consciente y trascender estos patrones fijos, alineándose con sus recursos y necesidades actuales, restableciendo su potencial para el crecimiento, bienestar y plenitud.

Enfoque Humanista y Experiencial

La Terapia Gestalt valora la experiencia individual del paciente y su percepción única de la realidad (enfoque fenomenológico). El terapeuta adopta una actitud empática, respetuosa y no juiciosa, intentando adentrarse en el mundo del paciente, creando un espacio seguro en el que éste pueda explorar lo que le sucede sin temor a ser juzgado o rechazado.

En lugar de centrarse en la interpretación y el análisis, se busca establecer una comunicación auténtica entre el terapeuta y el paciente, a partir de un diálogo enriquecedor y colaborativo que fomente la conexión emocional y la comprensión mutua (enfoque dialógico).

Se prioriza la experiencia antes que el relato de la misma y se promueve la ampliación de conciencia del paciente. través de propuestas experimentales, el terapeuta busca apoyar a la persona para que pueda darse cuenta de lo que hace y de qué forma, explorando sus emociones, pensamientos, sensaciones corporales y comportamiento.

No se busca promover o forzar un cambiosino que éste puede surgir como resultado de la ampliación de la conciencia. Al ser un enfoque humanista, no solo aborda lo patológico, sino además el desarrollo del potencial de cada persona. 

Todo sucede en Relación

La terapia se enfoca en el encuentro entre paciente y terapeutaen ese «estar juntos» particular cocreado por ambos y, que a su vez, tiene que ver con lo que el paciente vive con su entorno. 

La relación es crucial en el proceso terapéutico, ya que proporciona el apoyo y la orientación necesarios para que el paciente se sienta cómodo al enfrentar sus emociones y descubrir nuevas formas de abordar aquello que lo conflictúa o desafía.

La relación terapéutica funciona como un laboratorio donde se pueden experimentar nuevas formas de relacionarse, generando nuevas posibilidades que luego pueden ser integradas a la vida más allá del contexto de la terapia.

Trasfondo Contemplativo

Al cultivar una escucha activa, la conciencia y atención plena, y ser auténtico y congruente en su interacción con el paciente, el terapeuta gestáltico puede establecer un vínculo genuino y de confianza con el paciente, facilitando el proceso de crecimiento y transformación personal.

A su vez, es posible que emerjan contenidos desde un fondo más profundo, a partir de la vivencia plena de lo que sucede en el momento presente, de un espacio contemplativo que se genera entre paciente y terapeuta, de las resonancias que surgen entre ambos y de la habilitación de momentos de silencio.

Puedes leer más sobre los procesos terapéuticos que ofrezco en este espacio.

También puedes contactarme para conocer más o agendar una cita.